Nuestra historia

por | 9 septiembre, 2011


panelEn 1968 las autoridades de la Conferencia Episcopal latinoamericana, con sede en ese momento en Buenos Aires, consideran indispensable la presencia de la Congregación de Nuestra Señora de Sión en la República Argentina porque, según palabras de Monseñor Antonio Quarracino, “es imperiosa la necesidad de incrementar aquí las resoluciones del documento Nostra Aetate, del Concilio Vaticano II”.

En 1971 la Congregación envía al país a la primera religiosa, la Hna. Alda, que es seguida luego por otras dos, todas brasileñas. En 1972 queda así formada la primera comunidad de Sión en Buenos Aires.

Se inician las actividades en el campo judeo-cristiano realizándose, al mismo tiempo, contactos con las Asociaciones católicas y protestantes.

Se forman pequeños grupos de cristianos y judíos para discutir temas religiosos. Así, en el correr de los años se van incrementando los contactos entre el mundo cristiano y el judío en la ciudad de Buenos Aries. Apoyan estos encuentros Monseñor Quarracino, los Padres Mejía y Rivas, algunas instituciones católicas como la Conferencia de Religiosas, el Instituto de Cultura Religiosa Superior, el Instituto Pastoral de la Adolescencia por el lado católico y el Rabino León Klenicki de la sinagoga Emanu-El, la Sra. Inés Radunski, presidente del ICCAI, el Seminario Rabínico Latinoamericano y otras instituciones por el judío.

Además de las actividades en este campo específico de las relaciones judeo-cristianas y del ecumenismo, la Congregación da su aporte en el campo de la catequesis, ofreciendo cursos bíblicos en los seminarios, parroquias, colegios y en su propia sede. También se preparan y se difunden cuadernillos pedagógicos para la mayor comprensión de la tradición judeo-cristiana así como toda otra documentación inherente al diálogo judeo-cristiano. Las religiosas participan, al mismo tiempo, de la vida parroquial contribuyendo en el trabajo de catequesis o en el social.

confraternidad

La religiosas de Nuestra Señora de Sión tienen presente hoy como ayer que “viven en un mundo en el que se mezclan temor y esperanza, en donde crecen esclavitud y sed de libertad, violencia y esfuerzos de paz, en donde la fe es amenazada por la duda. Un mundo que está cerca y todavía lejos del Reino de Dios. Es a este mundo tan amado por Dios, al que han sido llamadas. Es a este mundo al que la Iglesia las envía para anunciar la buena nueva del Reino que viene en las realidades de nuestro tiempo y para combatir las fuerzas que, dentro y fuera de ellas, impiden su plena realización”. Que “están llamadas a dar testimonio, con su vida, de la fidelidad de Dios a su amor por el pueblo judío y a las promesas que Él reveló a los patriarcas y a los profetas de Israel, para toda la humanidad. En Cristo se les da la certeza de su cumplimiento final” (Constituciones 12-13).

A fines del año 2002, la Congregación Nuestra Señora de Sión ha decidido suspender la presencia de religiosas en Argentina. Sin embargo, los Cursos Bíblicos, la Escuela Bíblica y todos los proyectos que deriven, han sido confiados a laicos y sacerdotes, los cuales mantienen el espíritu y el carisma de la Orden.

En la actualidad el Centro Bíblico tiene su sede en el convento de San José, esposo de la Virgen María, de los padres dominicos, sito en Av. Directorio 440 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y está dirigido por el Licenciado José Luis D’Amico.

El Centro Bíblico Nuestra Señora de Sión continúa perteneciendo a la Congregación Nuestra Señora de Siòn, considerándose parte del carisma de la Congregación, estrechándo vínculos con el pueblo judío y en constante apertura al diálogo y compromiso ecuménico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *